martes, 17 de abril de 2007

Geografía: Dhao

Señorío situado en la confluencia de las antiguas calzadas de Seidat y Kiramel y la Ruta del Norte. La ciudad de Dhao, su capital, fue construida como una ciudad fortificada y admitida como señorío a principios de la Primera Era de la Oscuridad. Emparentados con la nobleza sonnita desde tiempos inmemoriales, los Señores de Dhao han mantenido siempre con orgullo un puesto importante dentro de las decisiones de los Reinos Libres a pesar de su pequeño tamaño.
La ciudad de Dhao consta de una única calle principal que gira formando una curva alrededor de la colina sobre la que asienta. En su parte superior, y contruído en una piedra gris tan clara que casi parece blanca, se encuentra el Castillo Qüintain, sede de los Señores de Dhao. Cuenta también con algunos jardines, pero todos ellos son de un tamaño tan reducido como el de la propia ciudad, limitada por las altas murallas que la han protegido durante siglos de los demianos del cercano Yermo.
Durante los primeros meses de primavera el río Jiraimot crece con el deshielo, alimentando los fértiles campos del señorío y haciendo olvidar el duro frío del invierno. Los veranos son cálidos y largos.

GOBIERNO: El Señor de Dhao, a través de un reducido grupo de caballeros y de los alcaldes de las pequeñas aldeas, controla los asuntos más importantes. Un Senescal se encarga del día a día aconsejado por un pequeño consejo de hechiceros y sabios.

RELIGIÓN: Un pequeño templo de Anthariel y un destacamento permanente de caballeros de Kroefnir son lo más visible en cuanto a religión se refiere. Los dhaitas son piadosos a su manera y la mayoría de ellos no pertenece a ninguna religión en particular.

ECONOMÍA: Su economía es esencialmente agrícola aunque también se nutre del comercio y la pesca fluvial. Hay algunos artesanos bastante hábiles en la propia ciudad de Dhao, pero su producción es reducida.

SOCIEDAD: Los dhaitas son gentes que proceden en su mayor parte del norte, por lo que tienden a ser de piel y pelo claros. Culturalmente, tienen más en común con los pueblos de la costa y los gorimianos. Artesanos y campesinos, saben apreciar las artes mucho mejor que las más cultivadas gentes del sur.

PERSONALIDADES
Dariahn de Dhao: Señora de Dhao, mujer rubia y muy hermosa. No es la primera que dirige el Señorío a lo largo de su historia, pero reconoce públicamente que no es un trabajo sencillo. Inteligente y emprendedora, cuenta con el apoyo del Anciano de Puerto Agreste y los Altos Magos de Ciudad de la Luna.
Winthrop: Senescal e hijo de senescales. Estirado y presuntuoso, pero hábil con la palabra y la magia. Ha sido el mayor apoyo de Dariahn en los peores momentos y lo sabe.
Geriadh: Consejero del Señorío, anciano y sabio, experto en cuestiones de etiqueta e historia no duda en corregir a tiempo cualquier paso en falso cuando su memoria se lo permite.