miércoles, 1 de agosto de 2007

Deidades: Demosian

Demosian es adorado como Dios por los demianos. Aunque al principio se le conoció como el Elegido (o el Tocado) de Zariez, acabó por imponer el culto a su personal, pasando de ser considerado un semidios a una deidad con todos los derechos de éstas. Este proceso es conocido en los Reinos Libres como la Herejía Demiana que, aunque perseguida, ha sido siempre un problema menor comparada con el potencial destructivo del propio Demosian. En el Yermo se ha representado a Demosian de muchas maneras distintas, algunas de las cuales se asemejan a las de Zariez. En los estandartes demianos se utilizan como símbolos suyos partes de armaduras cubiertas de pinchos y sangre.

ORGANIZACION: En la actualidad, tras la caída de Demosian, su religión está regida por la Jerarquía, un conjunto de sacerdotes-hechiceros. Sobre ellos se encuentra el Sumo Jerarca Wost, un antiguo general que es quien dirige tanto la Iglesia Demiana como el gobierno de Demostadt. Por debajo de ellos la organización es casi inexistente. Algunos sacerdotes mantienen sacrificios rutinarios y amenazan al resto de los demianos con castigos inimaginables el día que Demosian regrese con ellos si no le son fieles.

TEMPLOS: Los templos dedicados a Demosian están construídos con piedra oscura y, en ocasiones, planchas de hierro negro de las que surgen millares de garfios. Continuamente sale de ellas una columna de humo negro y apestoso, ya que en ellos se queman tanto los cuerpos de sus fieles muertos como los de los esclavos sacrificados.

RITUALES:
Comunes: No es raro presenciar algún sacrificio cada mañana, lo normal es que se trate de esclavos que por ser viejos o sufrir alguna enfermedad resultan inútiles para sus dueños. Tras estos se leen pasajes de las palabras de Demosian y se anuncian terribles castigos para los infieles. También son habituales las Luchas en el Foso como manera de sacrificio, aunque éstas se desarrollan a niveles más altos que el común entre los demianos.
Extraordinarios: No es muy común que se desarrolle ningún otro acto, ya que los demianos no han dejado de ser los bárbaros que siempre fueron. Las bodas de los nobles se celebran por todo lo alto y es habitual que al menos un Jerarca las oficie. Para los demianos la fiesta de Medrash es especialmente importante, aún más que para el resto de los pueblos, ya que Demosian en persona ordenó que se siguiese de forma inflexible.

OTROS SERVICIOS: Ninguno. Los Jerarcas son muy respetados y temidos por los demianos y sus sacerdotes también lo son por cercanía a ellos. Pocos son los que les quieren, pero el miedo que causan es para ellos más que suficiente.