viernes, 22 de diciembre de 2006

Urnas de Jade: Leyendas

Un peligro se alza sobre Drashur tras treinta años de paz. Los demianos, aislados de occidente desde la desaparición de su líder, el Loco Demosian, han vuelto a las armas. Una extraña enfermedad se cobra víctimas en aldeas separadas centenares de millas. ¿Qué relación tienen todos estos sucesos con Delinard, y con los misteriosos hombres que se hospedan en la posada de sus tíos? ¿Cuánto de lo que sabe la gente es verdad? ¿Cuánto es falso? ¿Qué se avecina? ¿Qué son las Urnas de Jade? ¿Qué contienen?
Taith, el Anciano, el más poderoso de entre todos los hechiceros de Drashur, quiere evitarlo a toda costa. Pero sólo tiene una respuesta: después de dos siglos de vida, sabe que va a morir.

Ésta es la sinopsis que figura en la página de Grupo AJEC, la editorial granadina que, después de años de intentos frustrados por publicar Urnas de Jade, va a sacar la novela a la luz en el 2007, dios mediante. Sé que en ella se cuenta más bien poco (por cierto, gracias Alex por echarme una mano al escribirla), por lo que intentaré ampliarla, aunque es difícil hacerlo sin desvelar alguno de los secretos de la trama.
Urnas de Jade fue pensada desde el principio para ser más de una novela. Había muchas cosas que contar y no podía permitirme un tocho a lo G.R.R. Martin. Ahora mismo son tres. Leyendas, el primero, es el comienzo de la historia... o podría serlo si las historias tuvieran un comienzo. Al menos es el de la historia que quiero contar en particular, aunque muchas otras empezaron siglos antes y acabaran siglos después. Tras Leyendas, están Mentiras y Profecías. Si Leyendas gusta, las otras irán saliendo.
Sin embargo, para los que huyen de las n-logías, diré ahora mismo que cada una de las partes cierra la mayoría de las tramas que se desarrollan en ellas. No todas, pero sí la mayoría. La lectura de cada uno de los libros, así, no es independiente, pero casi.
Bien... ¿por dónde iba?
Trataba de explicar algunas cosas de Urnas de Jade sin reventar la trama. Hoy un poco, mañana tal vez más. Empezaré por la mitad, que también es una forma de hacerlo, aunque no lo parezca. Los cuatro nombres raros de la sinopsis de arriba: Drashur, Delinard, Demosian y Taith.