lunes, 22 de septiembre de 2008

¡Acabo de ver la luz!

Ante la noticia


que no es noticia de la semana por poco, he empezado a pensar que el asunto de los libros lo estamos planteando de forma incorrecta frente al del software. Si ellos lo que hacen es "vender la licencia para poder usar los juegos": ¿por qué no empezamos a "vender licencias para leer novelas" en lugar de las novelas en sí?

Una cosa sencilla, al principio del libro, en letra pequeña diciendo cómo, cuándo y en qué circustancias se puede leer y dejando bien claro que la propiedad del mismo no es del que pagó el dinero que cuesta, sino del autor y la editorial y que el "poseedor de la licencia de lectura" sólo tiene permiso para leerlo en esas circustancias preestablecidas o se le caerá el pelo ante la ley y los tribunales. Así que de prestarlo nada, que nos conocemos. La licencia sería unipersonal e intransferible.

¿Absurdo? ¿Por qué? Si hay una industria entera que se sustenta en eso...

2 comentarios:

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

¿Y se debe firmar en algún lado para que sea así?
Una buena idea para plantearla en alguna de las charlas de pasillos del próximo fin de semana.

Saludos.

dStrangis dijo...

Se planteará, se planteará.