jueves, 30 de octubre de 2008

La noticia de la semana


Y con una ramita de perejil nos queda fino, fino.

3 comentarios:

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

Yo ya me he puesto el brazalete: Yo también hablo castellano, que trae enormes recuerdos de los ghettos judíos.

dStrangis dijo...

No sé si sería suficiente con el brazalete. Casi mejor banderas de España cosidas en la ropa... ¡no! ¡Tatuajes! Ya se sabe que el que habla castellano lo hace para toda la vida.
Hay que ver cómo anda el patio.

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

Banderas no hace falta, pues no se trata de patriotismo, sino de hablar, en el idioma que hablaron mis padres...
Tal vez la bandera se la deberían poner otros, aquellos que persiguen, para que se sepa que son los perseguidores.